Todo sobre las Vitaminas

Los alimentos que tomamos sirven generalmente para proporcionarnos energía y elementos con los que mantener nuestro organismo en un perfecto estado.

Generalmente, nos preocupamos de la cantidad de grasa que contienen, o de si aportan suficientes proteínas. Pero hay una parte de la alimentación que es fundamental para nuestro organismo: las vitaminas.

¿Qué son las Vitaminas?

Las vitaminas son unas sustancias orgánicas que nuestro cuerpo no es capaz de crear por sí mismo -a excepción de la vitamina D- y que son fundamentales para que nuestras células, y por extensión todo nuestro organismo, pueda funcionar correctamente. Aunque participan en diversos sistemas, como la coagulación o la vista, su función está íntimamente ligada a la de las enzimas.

 


Dentro de las células suceden gran cantidad de reacciones químicas que posibilitan la vida, ya que a través de ellas obtienen energía para realizar sus funciones o permiten formar las estructuras que las dan forma, por ejemplo. Pero muchas de estas reacciones se producen muy lentamente de manera natural, lo que complica en gran medida su utilidad.

Para resolver esto, intervienen unas moléculas denominadas enzimas, que son las que se encargan de acelerar estas reacciones haciendo que se desarrollen a una velocidad adecuada para que la vida pueda existir. Pero para que estas enzimas puedan funcionar necesitan de dos componentes: una apoenzima y una coenzima.

La apoenzima es la parte que da forma a la enzima y es de naturaleza proteica. Por poner un ejemplo, sería como un coche con todos sus componentes, pero apagado. La coenzima por su parte sería la llave de encendido. Es decir, es la parte de la enzima que le indica que tiene que llevar a cabo su función. No es una proteína, pero sí de naturaleza orgánica. Y aquí es donde entran en juego gran parte de las vitaminas, ya que a partir de ellas se sintetizan estas coenzimas.

¿Qué Tipos de Vitaminas existen?

No hay dos vitaminas iguales, de ahí que cada una reciba un nombre asociado a una letra. Tenemos la vitamina A, C, D, E, K y el grupo B. Para clasificarlas se utiliza como criterio su capacidad para disolverse en una determinada sustancia. En este caso, las hay que se disuelven en agua (hidrosolubles) y otras se disuelven en grasa o lípidos (liposolubles)

Dentro de las hidrosolubles, tenemos a la vitamina C y al grupo de las vitaminas B (que son muchas, pero solo hay ocho imprescindibles para la vida). Este grupo es el que generalmente participa en las reacciones básicas del metabolismo, interviniendo entre otras en las reacciones del sistema nervioso, en la producción de glóbulos rojos y en la generación de energía.

Su principal característica es que, al disolverse en agua, no se pueden almacenar en el organismo, por lo que hay que ingerirlas diariamente con la dieta. Además, al eliminarse su exceso por la orina es prácticamente imposible que puedan producir toxicidad.

Las vitaminas A, D, E y K pertenecen al grupo de las liposolubles y participan en el adecuado funcionamiento del sistema inmune, en la vista o en el metabolismo de los huesos, por ejemplo.

Una de sus características principales es que, al disolverse en grasas, pueden almacenarse dentro de éstas, por lo que no es necesario ingerirlas diariamente ya que se crean reservas para unos días. Pero esto tiene una pega, y es que al quedarse almacenadas pueden llegar a producir toxicidad si se encuentran en concentraciones muy altas, pudiendo llegar a provocar enfermedades muy graves e incluso la muerte.

¿Por qué son importantes las Vitaminas?

Ya hemos mencionado que las vitaminas sirven para que todo funcione correctamente. Desde la vista hasta el sistema nervioso, todo se mueve gracias a las vitaminas. Pero para ello deben aportarse en la cantidad adecuada, ya que si no pueden producirse trastornos.

Su carencia en la dieta puede provocar un cuadro llamado avitaminosis, en el que todo el metabolismo de las células, y por extensión todos los aparatos y órganos, puede verse comprometido. 

No es frecuente que se dé en la sociedad occidental en sus formas más graves, ya que suele estar asociada a la desnutrición, pero si puede faltar algún tipo de vitamina en la dieta, determinando una forma más leve de avitaminosis y que suele solucionarse aumentando su aporte en la dieta.

La hipervitaminosis es otro trastorno relacionado con las vitaminas y es mucha más raro que la falta de ellas. Suele producirse sobre todo por una ingesta excesiva de vitaminas liposolubles (Vitaminas A, D, E y K) y pueden llegar a provocar problemas importantes en el hígado, llegando incluso a ser un riesgo para la vida del enfermo.

comments powered by Disqus